La amenaza fantasma #socialmedia

Por Alberto Cagigas, director de Castilla y León Económica

Alberto Cagigas. Director de Castilla y León Económica

Alberto Cagigas. Director de Castilla y León Económica

Me invita Alfredo Vela, nuestro colaborador estrella en www.castillayleoneconomica.es, a analizar “cómo ven los periodistas la ‘amenaza’ de los blogueros y las redes sociales”. El tema me parece apasionante, aunque el enunciado es erróneo ya que los gacetilleros no sentimos como una amenaza las posibilidades que nos ofrece la web 2.0, sino todo lo contrario, como una gran oportunidad.

Como periodista, considero que lo mejor que le ha pasado a nuestra profesión desde que Gutenberg inventó la imprenta moderna, allá por el siglo XV, ha sido la eclosión de Internet y su posterior desarrollo en la Web 2.0. Es lo que siempre hemos soñado: inmediatez de la información, relación directa con nuestros lectores y una difusión que a través de los internautas puede llegar a ser “hasta el infinito y más allá”, en vez del límite impuesto por los medios de comunicación tradicionales, restringido a las audiencias y al número de lectores.

Con las redes sociales también se ha abierto el antes limitado espacio de opinión en los medios de comunicación al surgir blogueros en todos los campos del saber. Aquí, como en botica, hay de todo -también en los periódicos-, y cada uno es muy libre de escoger los ‘cuadernos de bitácora’ que le interesan según la calidad de sus contenidos. Lo cierto es que en la red 2.0 he podido leer los mejores análisis sobre la evolución de la Bolsa o sobre la actual crisis económica, pero también las mayores chorradas.

Como profesional de la información, con la progresiva implantación de las redes sociales también he descubierto que los medios de comunicación tenemos dos públicos totalmente diferentes y que son incapaces de mezclarse, al menos de momento, al igual que el agua con el aceite. Por una parte, están los lectores de más de 45 años que sólo quieren la revista en papel, les gusta pasar las páginas, disfrutar con el olor de la tinta de las hojas -a mí me pasa con las ediciones cuidadas de los libros- y ver las fotos a color. Este colectivo no quiere saber nada de ‘tabletas’ -a no ser que sean de chocolate-, ni de pantallas ni de cachivaches tecnológicos. Y por otra parte, tenemos a unos lectores jóvenes que les pasa justo lo contrario, sólo quieren recibir noticias a través de la web. Incluso alguno me ha llegado a decir que se informa exclusivamente en las redes sociales, porque así se entera enseguida de los temas que más le atraen a través de sus grupos de interés, que son los que hacen el filtro de las noticias. Como medio de comunicación, hay que atender la demanda de ambos públicos. Otra cuestión es buscar la rentabilidad para los dos soportes.

Con los periodistas ocurre lo mismo. Unos, los más mayores y recalcitrantes, rechazan las redes sociales al considerarlas casi un ataque personal contra su profesionalidad; y otros, los más, las utilizan para aumentar su influencia en el disputado sector mediático. Recuerdo que uno de los primeros impulsores de los diarios digitales en España me comentó que tuvo que pedir autorización a su director para trasladar la redacción ‘on line’ lejos de las tradicionales secciones del periódico porque los periodistas veteranos no dejaban de insmicuirse en su trabajo con frases como: “esto no lo puedes publicar hasta mañana”, “este titular es muy sensacionalista”, “cómo se te ocurre dar esa noticia, parecemos un periódico basura”, … Lo que no querían ver esos vetustos plumillas, y algunos todavía no ven, es que el periodismo 2.0, aún teniendo las bases de toda la vida de esta santa profesión, requiere de un lenguaje nuevo, una presentación innovadora y unos temas que, esta vez sí, vienen priorizados por los propios lectores en secciones como ‘Lo más leído’.

Por eso, las redes sociales no son una amenaza para los periodistas ni para los medios de comunicación, sino una herramienta de trabajo que ni en nuestros mejores sueños habríamos imaginado.

Anuncios

2 comentarios

  • Miguel Clement Martín

    Lamentablemente, como indicas, hay muchos compañeros que siguen viendo las redes sociales como algo extraño y alejado de su labor. Es como si los médicos hubieran desechado el uso de la tecnología de escáner. Y sobre todo hay algunos que siguen viendo las redes sociales como el sitio donde colgar las fotos de las vacaciones de verano o de comentarios inodoros, incoloros e insípidos, como si éso fuera utilizar Internet.

  • Larisa Zaria

    Hola.
    Pienso que las redes sociales estan bien. Por supuesto. Mi unica preocupacion es que creo que las redes sociales aceleran el proceso de globalizacion que en teoria tendria que seria muy bueno. Pero esta globalizacion que nos vendieron en los años 90 es muy diferente a lo que estamos viendo llegar.
    Estamos asistiendo a la destruccion de los Estados como unicos garantes, con sus defectos, del bienestar del individuo. La globalizacion, a mi juicio, consiste en sustituir los Estados de toda la vida, por entidades supranacionales que solo velan por los intereses de las grandes multinacionales.

    Con el auge de las redes sociales creo que asistimos a la unificacion mundial del pensamiento. Las redes sociales potencian la globalizacion y la aceleran hasta tal punto todo, que el mundo, las gentes, la sociedad, esta como paralizada con este gran distractor que es Internet y las nuevas tecnologias de la informacion. En cuanto a informacion y avance esta perfecto todo esto. Claro que si. Pero creo que la tendencia es a utilizarlo como mero distractor.

    Escribimos mucho en Twitter, nos quejamos muchisimo, pero no hacemos nada. Nos conformamos con protestar escribiendo y asi la historia de la humanidad no hubiese evolucionado.
    En el pasado, los poderosos de cada epoca, tuvieron que ir adaptandose a las demandas de las gentes para seguir en sus puestos. Demandas que nunca se hicieron escribiendo. Pero tal como esta evolucionando el mundo, la tendencia es a vivir lo que visualizo Aldous Huxley en Un Mundo Feliz y George Orwell en 1984 por desgracia.

    En resumen: Redes Sociales y Tecnologia muy bien como comentas, pero tengo la sensacion que nos aproximamos a una epoca oscura donde la vigilancia sobre cada individuo sera enorme y el control sobre lo que se puede decir o dejar de decir tambien.
    Mi vision a medio plazo es pesimista a un nivel muy profundo de analisis de la psicologia de masas a escala mundial.

    Mis padres son de Rusia pero naci aqui, estudio Psicologia en Sevilla y las tendencias que marcan las redes sociales nos venden un mundo irreal. Son mucho mas influyentes BBC y CNN juntas que todo lo que opina Asia junta a nivel de nuevas tecnologias de la informacion.
    Hoy Sabado, se hablara mas de lo que dice o no dice Mourinho a escala mundial, que de la gravedad del hambre en Africa, de la guerra en Siria, de las enfermedades curables si se quiere y nos organizamos, del increible deshielo en el Artico de este verano y aceptaremos recortes mientras estamos en Twitter y no nos detendremos a pensar que es la Fed o el FMI o como actuan las agencias de calificacion de riesgos o que pasa en Siria realmente o en Afganistan.
    Con este mundo actual, creo que se potencia lo superficial, lo intrascendente y mientras tanto el 1% de la sociedad vive a costa del 99% restante.
    No estoy contra las redes sociales en si mismas, faltaria mas, pero si al uso que hacen de ellas los think-tank mas fuertes.
    The Tavistock Institute sabe mucho de redes sociales y Zbigniew Brzezinski tambien (el que visualizo esta sociedad hace unos 40 años).
    Desconfio de todo esto. De momento si.

    Un saludo y muchisima suerte y muy agradecida de poder escribir aqui.
    El futuro nos dira.
    Le he escrito debido a que le he visto en Twitter y he leido su interesante reflexion.
    Larisa Zaria

Deja un comentario