¿Monopolios 2.0?

Leyendo el otro día el excelente post de Luisa Alcalde, community manager de Castilla y León Económica sobre Prensa tradicional versus digital, me puse a pensar cómo han cambiado los medios de comunicación con la aparición de Internet, la web 2.0 y las redes sociales, y llegué a la conclusión que el monopolio (u oligopolio, como queráis) de la información que hasta ahora ostentaban los medios tradicionales está dando sus últimas bocanadas. Los monopolios 1.0 están dejando paso a los monopolios 2.0, y tiene gracia la cosa, ya que la filosofía de la web 2.0 es la de compartir, pero ¿es realmente así? Vemos cómo el entorno 2.0 se va monopolizando, como demuestran los siguientes datos:

– Facebook tiene un valor de más de 41.000 millones de dólares, es cierto que permite compartir y que pone a nuestra disposición excelentes herramientas, pero ¿comparte los 41.000 millones?

– Xing, red social de tipo profesional, cierra sus oficinas en España. El otro día pregunté en dicha red ¿Xing ha muerto? y no recibí respuesta alguna, de lo que deduje que sí, que había fallecido. Linkedin se está quedando con ese tipo de mercado de manera evidente, lo que me lleva de nuevo a monopolio 2.0.

– Por primera vez, en EE UU la publicidad en Internet ha superado a la tradicional en medios de comunicación, pero como podemos imaginarnos estamos en manos de muy pocos colocadores de dicha publicidad.

– Si pensamos en motores de búsqueda ¿a qué solo se nos ocurre uno?; Google. Aunque es una maravilla, a mí me da un poco de miedo estar en unas manos solamente, y aunque no podamos culpar a Google por ser tan bueno, quizás podemos culpar a la competencia por ser tan mala. De nuevo monopolio 2.0.

– El cierre de CNN+ es otra muestra de que el 1.0 va dejando paso al 2.0. Recientes estudios reconocen el brutal aumento del número de personas que dicen informarse total o parcialmente a través de Internet, parece que las noticias importan poco.

– Otras páginas propiedad de Yahoo, como Delicious y Flickr, están en trance de cerrar o ser vendidas, cuando hasta hace muy poco eran iconos del mundo 2.0.

– Si pensamos en proveedores de vídeo en la red, aunque hay muchos, el primero (y casi único) que se nos viene a la cabeza es Youtube.

Podría seguir enumerando acontecimientos que nos lleven a la conclusión que los monopolios 1.0 en medios de comunicación están dejando paso a los monopolios 2.0. Estoy dispuesto a aceptar Oligopolios 2.0 como “animal de compañía”, pero de ahí no paso. Cuando después de tanto recorrido llegamos al mismo punto, algo tenemos que estar haciendo mal, quizás debamos ir pensando en 3.0 con el objetivo de evitar los monopolios en el mundo de la comunicación que tan poco libres nos hace.

Anuncios

2 comentarios

  • Pingback: ¿Monopolios 2.0?

  • Totalmente de acuerdo con tu análisis Alfredo, el punto álgido resulta ser el poder centralizado en pocas manos y como ya se puede notar, el que la Web funcione y se oriente al gusto de pocos dominando a muchos.

    Así mismo, su penetración en casi la totalidad de la sociedad hace que haya pocas o ninguna oportunidad de cambio así como la pobre eficiencia de los pequeños competidores.

    Queda entonces visto que las empresas restantes se convierten en “incomodos” satélites de estos grandes planetas y sencillamente se dedican a enviar toda la energía proveniente de sus usuarios a éstos.

    Es ya una costumbre el centralizar todos tus medios de acceso a la Web 2.0 en pocas herramientas que finalmente conducen hasta tu respiración a los grandes centros de procesamiento; Twitter para que hables, Facebook para que vendas, Youtube para que te vean y Linkedin por si eres profesional en búsqueda de empleo.

    En consecuencia no sabemos si esto se resume en el refrán que dice; Niño que llora y madre que le pellizca.

    Saludos y gracias por esta aportación tan interesante.
    Jesús Grande

Deja un comentario